lunes, 4 de julio de 2011

Toda mi vida he esperado el momento correcto 
para hacerte saber que no quiero que te vayas.
Ahora me doy cuenta que no existe el momento perfecto, 
para confesar como me siento
Esto es demasiado , sé que es real.
Así que me niego a desperdiciar un segundo más sin ti.


No hay comentarios:

Publicar un comentario